Category: Publicaciones Traducidas


 

Contenido

  1. La paradoja

La paradoja

“Así dijo El Eterno: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme,que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice el Eterno”  (Jeremías 9:23-24).

Hasta donde tengo memoria, he creído en Dios y he pensado en Él.  He tenido mis altas y mis bajas, mis momentos de lucidez y mis combates con la duda.  Pero con el tiempo caí en la cuenta de que si iba a tener esperanza alguna de entender a Dios, iba a tener que acostumbrarse a que la verdad fuera expresada en términos contradictorios.  Todos hemos escuchado la antigua patraña: “La Biblia se contradice”.  La verdad es que no; pero hay ocasiones en las que la verdad mira en dirección contraria a lo que pensamos, y generalmente se nos presenta en la forma de una paradoja —una afirmación que es aparentemente contradictoria o que se opone al sentido común, y que sin embargo, es verdadera.

Esto nos cuesta; en parte debido a la forma en la que piensa el hombre moderno.  Las primeras personas en recibir los libros de la Biblia se sentían mucho más a gusto con las paradojas.  La mente occidental tiene que dar una explicación de todo, aun de cosas que no entiende verdaderamente.  La mente oriental se da cuenta de que hay ciertas verdades que desafían la explicación racional y que es mejor aceptarlas tal y como están.

La dificultad también surge del hecho de que una completa comprensión de Dios en términos reales se extiende más allá de lo que la mente humana puede captar.  Esto no quiere decir que Dios es un misterio, sino que la mente tiene limitaciones que no son fáciles de rebasar.  Un científico hizo la observación de que el universo no sólo es más extraño de lo que nos imaginamos, sino que es más extraño de lo que podemos imaginar.  Lo mismo es con Dios.  Esto me lleva a concluir que Jeremías está diciendo que podemos entender a Dios, no en un nivel cósmico, sino en un nivel práctico que la mente humana puede captar.  Jeremías sugiere que hay cosas específicas acerca de Dios que son importantes entender y que éstas son las cosas que son importantes.

Opuesta a la afirmación de Jeremías está esta otra de Salmón:  “Dios hizo todo hermoso en su momento, y puso en la mente humana el sentido del tiempo, aun cuando el hombre no alcanza a comprender la obra que Dios realiza de principio a fin” (Eclesiastés 3:11; Nueva Versión Internacional).

Las diferentes versiones de la Biblia parecen batallar con este versículo, pero está claro que dice que existen límites para nuestro entendimiento.  La palabra hebrea Owlam, vertida aquí como “eternidad”, proviene de una raíz antigua que significa “ocultarlo de la vista por medio de un velo”.  Es el punto en el que las cosas desaparecen, el lugar en el que dos líneas paralelas parecen unirse en la distancia, el punto en el que algo desaparece de la vista.  Podemos volver la mirada atrás y aceptar que Dios siempre ha existido.  Pero no podemos imaginarnos cómo eso puede ser posible.  Es irresistible pensar en ello, ya que Dios lo ha puesto en nuestras mentes.  Pero lo ha hecho de tal manera que nos quedamos sin poder captar la idea de principio a fin —sin duda porque no existe principio y porque no hay fin.

Hubo una época en la que pensé que si tan sólo estudiaba la Biblia lo suficientemente y con el suficiente cuidado, podría responder a todas las preguntas importantes y que podría presentar esas respuestas de tal manera que cualquiera podría entender.  Era una idea insensata y me alegra haberme deshecho de ella.  Me ha liberado para poder hablar de Dios en los términos en los que él crea conveniente revelarse a sí mismo.  Y si algo de esa revelación parece paradójico, que así sea.

Esto no significa que no podamos conocer o entender a Dios.  Nada de eso.  Lo que significa es que lo podemos conocer y entender únicamente con sus condiciones, y no con las nuestras.  Y si Dios aparenta ser paradójico, bien haríamos en mantener una mente abierta y aceptarlo así.  Puede ser que la paradoja únicamente exista en nuestra propia mente.

Este libro no es un esfuerzo por llegar a una teoría unificada acerca de Dios, como tampoco es un esfuerzo por presentar argumentos a favor de éste o aquel dogma.  Es una conversación acerca de Dios.  Es probable que yo vaya a contestar algunas preguntas acerca de Dios que le han turbado.  Es un hecho que voy a presentar nuevas interrogantes que tomarán el lugar de las primeras.  Mi objetivo es compartir la travesía hacia el entendimiento, caminar al lado suyo y conversar sobre Dios.  Y quizás, si nos atrevemos a pensar así, encontrar una amistad con Dios.

Una nota sobre las citas bíblicas:  Salvo indicación contraria las citas son de la versión Reina-Valera 1960.


Anuncios

I. ¿SE DIO USTED CUENTA que posee un increíble poder que puede revolucionar su vida y transformarlo en una persona más productiva y exitosa?

  1. ¿Que lo puede volver más seguro de sí mismo y más confiado?
  2. ¿Qué le puede dar la capacidad para subir el promedio de sus notas y para obtener mucho más conocimiento de sus clases en la universidad.
  3. ¿Que puede sacar a relucir su personalidad y ayudarlo a ser más radiante, sociable y efervescente?
  4. ¿Que le puede ayudar a alcanzar casi cualquier meta que usted desee, siempre y cuando ésta sea realista y esté dentro de los límites de la ley de Dios?
  5. Por favor, permítanme explicar: No estoy promoviendo el que usted lo haga todo por sí mismo.
  6. Ni tampoco estoy en lo más mínimo dando a entender que usted puede alcanzar éxito verdadero y duradero sin la ayuda de Dios.
  7. Al contrario.  Me estoy refiriendo a un poder real que Dios le ha dado a usted a fin de que lo use para su honor y gloria —un poder que Él estimula mediante su santo espíritu.

II. ¡Deténgase y piense por un momento en la gente que usted admira en secreto!

  1. ¿Alguna vez se preguntó qué las mueve y por qué aparentemente tienen tanta “suerte” y por qué todas las cosas les salen bien?
  2. ¿Por qué son tan balanceadas y tienen tantos amigos?
  3. ¿Por qué aparentemente tienen un incansable empuje y energía para llegar a cabo las cosas?

III. Es sencillamente porque han aprendido a explotar este recurso interno con el que nace todo ser humano.

  1. Han descubierto el sencillo y pequeño secreto que todas las personas de éxito han hallado.
  2. Es un poder interno tan real y dinámico que si es aplicado con ahinco, le puede transformar su vida.

IV. ¿Cuál es este poder?

  1. Es un don dado por Dios y es un poder que usted ha tenido desde el nacimiento.
  2. Es un poder que usted usa todos los días —pero probablemente no se ha dado cuenta de ello.
  3. De hecho, usted ya ha hecho uso de este poder varias veces desde que se despertó esta mañana.
  4. Dios le dio a usted este poder para que usted sea un ser humano útil, productivo y realizado.
  5. No es el espíritu de Dios, sino una herramienta que el espíritu de Dios usa para ayudarlo a crecer, vencer y a construir un carácter justo.
  6. Usted jamás puede llegar al reino de Dios sin su santo espíritu —pero para recibir y actuar según el espíritu de Dios, usted debe de utilizar este poder.

V. ¿Qué es, entonces?

  1. Poniéndolo en la forma más sencilla —es el poder de elegir.
  2. Así es —es el poder para tomar decisiones que afectan la manera en la que usted vive su vida.
  3. Es el poder para decidir si camina con Dios y es un verdadero vencedor o si sigue a Satanás y sigue la corriente de este mundo.
  4. En esencia, es el poder para decidir si tendrá éxito o fracasará.

VI. Antes de explicar cómo usar este poder, es muy importante entender lo que Dios enseña acerca del tema.

  1. Dios no únicamente le ha dado a usted el poder de elegir, también le ha ordenado usarlo.
  2. Fíjese en estas Escrituras:
    1. Deuteronomio 30:19: “A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia”.
    2. Josué 24:14-15: “Ahora, pues, temed a El Eterno, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid a Jehová.  Y si mal os parece servir a El Eterno, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a El Eterno”
    3. Proverbios 1:29, 31: “Por cuanto aborrecieron la sabiduría, y no escogieron el temor de El Eterno, 31 Comerán del fruto de su camino, y serán hastiados de sus propios consejos”.
    4. Proverbios 3:31: “No envidies al hombre injusto, ni escojas ninguno de sus caminos”.
    5. Apocalipsis 3:31: “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo”.
    6. Apocalipsis 22:17: “Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven. Y el que oye, diga: Ven. Y el que tiene sed, venga; y el que quiera, tome del agua de la vida gratuitamente”.

VII. Entonces, ¿cómo podemos nosotros, con la ayuda de Dios, tomar este poder y aplicarlo a nuestras experiencias cotidianas?

  1. Antes de dar la respuesta, permítanme contarles primero sobre una ley peculiar poco conocida por la mayoría de personas.
  2. Sin embargo, ésta tiene una poderosa influencia en la forma en la que usted piensa, vive y actúa.
  3. Así es, tiene una poderosa influencia en el camino que usted elija.
  4. Se llama “el principio del placer y el dolor”.

VIII. ¿Qué es exactamente esta ley de nombre extraño y cómo funciona?

  1. Nosotros los seres humanos siempre estamos buscando cosas que nos proporcionen placer.
    1. Podríamos decir que la vida es un constante “querer”.
    2. Constantemente estamos queriendo cosas que nos proporcionen comodidad, que satisfagan nuestras necesidades y agraden a los sentidos.
    3. Esto podría incluir cosas como:
      1. Comer cuando tenemos hambre
      2. Beber cuando tenemos sed.
      3. Dormir cuando estamos cansados.
      4. Comprar las cosas que queremos.
      5. Escuchar música.
      6. Ver televisión.
  2. Al mismo tiempo que estamos buscando formas para producir placer, también estamos evitando circunstancias que producen dolor.
    1. Buscamos resguardarnos de situaciones que nos lastiman o que ocasionan incomodidad.
    2. Esto incluiría cosas como:
      1. Venir aquí bajo la lluvia.
      2. Evitar situaciones vergonzosas.
      3. Postergar quehaceres y atribuciones que requieran esfuerzo mental o arduo trabajo.
      4. Levantarse temprano.
  3. El que predomine  (de estos dos impulsos), placer o dolor, es el que usted muy seguramente eligirá.

IX. Esto nos lleva a una de las verdades más sorprendentes.

  1. El verdadero éxito no se puede alcanzar simplemente buscando el placer.
  2. Para alcanzar el éxito, usted también debe de experimentar dolor.
  3. Se requiere tanto del placer como del dolor para alcanzar las metas que usted quiere en la vida.
  4. Pero la sorprendente verdad es que para alcanzar el éxito usted debe de revertir el proceso.  ¡Hay que anteponer el dolor al placer!
  5. Esta es una gran ley de la vida que la persona promedio ignora —que para disfrutar el verdadero placer del éxito la persona debe de trabajar, trabajar arduamente y experimentar dolor.

X. Veamos cómo esta importante verdad es revelada en la Palabra de Dios.

  1. Escrituras:
    1. Hechos 14:22: “Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios”.
    2. II Timoteo 2:12: “Si sufrimos, también reinaremos con él; si le negáremos, él también nos negará”.
    3. Gálatas 6:7-9: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.   8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.  9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos”.
    4. Santiago 5:7: “Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía”.
    5. Hechos 20:35: “En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir”.
    6. Lucas 6:38: “Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir”.
  2. El principio importante en el que hay que enfocarse es que según la Palabra de Dios, el trabajo antecede a la recompensa; el plantar la semilla antecede a la cosecha; la práctica antecede a la perfección —o el dolor viene antes del placer.
    1. Esta siempre ha sido la ley de la vida.
    2. Y siempre lo será.

XI. Pero lo que también resulta sorprendente es que aunque usted experimente dolor en la búsqueda del éxito, eventualmente se convertirá en una fuente de placer.

  1. Usted sabrá que sus esfuerzos le darán un buen resultado.
  2. Usted recibirá una recompensa a largo plazo.
  3. Eventualmente usted alcanzará su meta, si es paciente y persevera.

XII. Todo esto se resume en que el poder de elegir encuentra su motivación en el principio del placer y el dolor.

  1. Usted está consciente o inconscientemente tomando decisiones cada día basado en esta ley.
  2. Casi cada acción en su vida se origina aquí.
  3. Se requiere tanto del placer como del dolor para alcanzar las metas que usted quiere en la vida.
  4. Pero la sorprendente verdad es que para alcanzar el éxito usted debe de revertir el proceso — ¡hay que anteponer el dolor al placer!
  5. Esta es una gran ley de la vida que la persona del promedio ignora —que para disfrutar el verdadero placer del éxito, la persona debe de trabajar, trabajar arduamente y experimentar dolor.

XIII. Ahora quisiera platicar con ustedes sobre algunas de las decisiones principales a las que ustedes se enfrentan como estudiantes de la Universidad Ambassador.

  1. La mayoría de estas decisiones parecerán dolorosas al principio.
  2. Pero el agradable resultado sí que hará que valgan la pena.
  3. Ustedes pueden elegir:
    1. Comprometerse a Dios de todo corazón o  anteponer intereses personales y deseos por encima de Dios y relegarlo a Él a un segundo plano.
    2. Servir a Dios con el mismo celo y fervor con el que uno sirvió a Satanás en el pasado o perezosamente dejarse arrastrar por la corriente de la apatía.
    3. Darle un golpe mortal al egocentrismo o consentir y satisfacer sus deseos carnales.
    4. Tomar el control de su vida y de su tiempo o ser empujado de aquí para allá o gobernado por circunstancias cotidianas.
    5. Sumergirse completamente en la “experiencia Ambassador” o Esconderse en las sombras y mantenerse al margen.
    6. Aplicarse diligentemente a toda tarea dada o tomar atajos e irla pasando solamente con lo mínimo.
    7. Tratar cada clase y tarea como una experiencia vital de crecimiento o ser incapaz de ver el valor intrínseco que brinda cada oportunidad.
    8. Responder a la corrección y esforzarse de todo corazón por cambiar o resentir la corrección, justificar sus errores y andar felizmente por el camino de la mediocridad y el fracaso.
    9. Darle un toque de excelencia y calidad a toda cosa que uno emprenda o hacer las cosas a la carrera y producir un producto de inferior calidad.
    10. Luchar a brazo partido en contra de nuestros temores, ansiedades y sentimientos de incapacidad o quedarse paralizado con timidez, cobardía y dudas negativas acerca de uno mismo
    11. Ser entusiasta respecto a su trabajo y adquirir una reputación de empleado sobresaliente o estimar su trabajo como una carga inevitable simplemente para pagar las cuentas.
    12. Planificar y tenazmente ir en pos de sus metas o ser abofeteado de aquí para allá como un barco en el mar sin puerto a la vista.
    13. Levantarse de la derrota y continuar marchando hacia adelante o tirar la toalla cuando las cosas se ponen difíciles.
    14. Llegar a conocer al cuerpo docente y a los administradores o esconderse en su capullo temiendo darse a conocer.
    15. Ahorrar dinero como un hábito y utilizar sabiamente nuestros recursos o gastarse cada centavo que uno gana.
    16. Establecer una amplia red de amigos o asociarse principalmente con su grupo, con el que usted se siente cómodo.
    17. Practicar la forma de cortejo según Dios o dejarse arrastrar románticamente con una relación prematura.
    18. Amar genuinamente a los demás como su segundo prioridad más alta o estar tan absorto en nuestro propio mundo y olvidarnos de que hay otros seres que también habitan este planeta.
    19. Ser leal, genuino y veraz o vivir una vida de hipocresía y engaño y practicar y doble estándar.
    20. Prepararse y calificar para ser usado en la Obra de Dios o pensar que el esfuerzo extra no vale la pena y que sus oportunidades de ser empleado en el futuro son nulas.

XIV. Ahora bien, con respecto a ciertas elecciones que deberían hacer todos los días:

  1. Como se dijo, éstas requerirán dedicación y dolorosa autodisciplina.
  2. Pero, recuerden, he aquí un área clave en la que se edifica carácter.
  3. Es al tomar decisiones acertadas y usando el poder de Dios para completarlas.
  4. Lista de puntos:
    1. Salte de la cama cuando se apague la alarma.
    2. Póngase a orar antes de empezar el día.
    3. Mantenga su cuarto y su lugar de estudio pulcro, limpio y bien ordenado.
    4. Realice fielmente las obligaciones de su dormitorio sin que se le recuerde.
    5. Salude a toda persona con una sonrisa amistosa en lugar de hacerlo con el ceño fruncido o con una cara malhumorada.
    6. Oblíguese a ser jovial, sociable y de grata presencia.
    7. Trate de animar a otras personas que estén atravesando un tiempo difícil y alégreles el día.
    8. Esfuércese conscientemente para agradar a Dios y busque fervientemente la voluntad de Él.
    9. Ábrale su mente al espíritu santo y permítale que éste lo guíe y le enseñe.
    10. Sea tranquilo y cortés cuando los demás le traten mal.
    11. Sea un buen samaritano e identifique las oportunidades para servir a los que le rodean.
    12. Aprenda y ponga en práctica normas de urbanidad y buenas maneras.
    13. Cuide su salud, controle su peso y limite el consume de galguerías.
    14. Obedezca las normas de los dormitorios y sea considerado de los derechos de los demás.
    15. Enriquezca su vocabulario e integre nuevas palabras en su conversación.
    16. Váyase a la cama a una hora prudente y acorte las largas conversaciones o el ver televisión por las noches.
    17. Vigile sus palabras y aprende a ser diplomático.
    18. Resista la tentación de chismear y de destruir la reputación de los demás.
    19. Aprenda a decir “no” a las cosas que no debiera hacer y “sí” a las cosas que debiera hacer.
    20. Ayude a proteger y mantener los estándares elevados de la universidad de Dios.

XV. En resumen, Dios le ha dado a usted un maravilloso don: El poder de elegir.

  1. ¿Lo usará usted para trabajar arduamente y vivir una vida útil?
  2. ¿O escogerá usted la ruta fácil, en la que no hay dolor y que no conduce a nada?
  3. No es suficiente el tomar decisiones, ¡hay que llevarlas a feliz término!
  4. Recuerde: ¡Lo que usted será el día de mañana lo determina sus elecciones de hoy!

La presente es una traducción de un artículo escrito por John Ogwyn.

Hacer clic aquí para leer el artículo

Enséñeles a sus hijos acerca de Dios (Ver en PDF)